Piensa en el largo camino de regreso.
¿Tendríamos que habernos quedado
en casa pensando en este lugar?
¿Dónde estaríamos ahora?

Elizabeth Bishop

jueves, 7 de enero de 2016

Hugo Mujica en Y siempre después el viento



Amanece y callo

Amanece
y callo;

callo todo miedo, callo cualquier
                                              presagio,

                 busco un alba virgen de mí,
                                        busco el nacer de la luz,
                                                                no su alumbrarme.



Renuncia

La búsqueda no es un ir,
                               menos aún es estar llegando;

es soportar
la ausencia de lo que buscamos:
                                      dejarse encontrar
                                                 en la renuncia a lo esperado.



En la piel

A lo lejos, afuera,
        cae
        una lluvia
        que tan sólo huelo, una lluvia
                                       que aún no ha llegado.

Aquí
en la piel, como en una página
en blanco,
espero que el agua, la lluvia,
                                    lo que vive y tiembla,
                                                    me sea alguna vez revelado.



Quiebre

En el fracaso de la búsqueda
                 se revela lo que nos encuentra:

lo que pide ser acogido
                           en el vacío de lo que nos fue arrancado.



Todo

Anochece rojo brasas,

                        anochece
                                 y pasa el viento,

pasa sobre el llano
                     que se abre noche,
                                         que se despliega vientos.

Todo cabe en las manos vacías
                                       y ese vacío es el don
                                                          y ese don es también todo.



Sosiego

Otra vez el fin de un día,
                         su ocaso y su sombra,
                                                 la noche y un nuevo sueño.

La soledad del camino es el camino
                                 y el viento, el que borra los pasos,
                                                                      es su horizonte.



Abrir las manos

Conocernos es una entrega,
                                    no un saberse,

                    es soltarnos
                    y descubrir que no nos hundimos,
                                                      que estuvimos siempre
                                                                            sostenidos.



Más hondo

Hay vidas
en las que el alma
                    se abre
                    más hondo
                    que donde esas vidas laten,

se abre como un relámpago
sin cielo ni trueno,

              como una herida sin pecho

                                         o un abismo
                                                       donde la belleza es alba.
Hugo Mújica. Y siempre después el viento. Visor libros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario