Piensa en el largo camino de regreso.
¿Tendríamos que habernos quedado
en casa pensando en este lugar?
¿Dónde estaríamos ahora?

Elizabeth Bishop

jueves, 4 de agosto de 2016

hacia el fin del mundo VIII



Nos esperaba el mar y la niebla
al final del camino.

Nos metimos en el agua
y sentimos una pequeña victoria.
Luego, hablamos con dos alemanes
sobre viajes en tren y sueños.

Había un camino de baldosas entre la arena.
Ya no nos pesaban las mochilas.

Nos sentíamos cerca del fin del mundo.

Subimos hacia un faro
y la niebla se abrió en el cielo.
Sin la nada,
vimos la costa quebrada y las primeras luces
(como luciérnagas)
entre los montes.

El cero marcaba el final.
Y el faro estaba apagado.

Nos sentamos en la roca
y dejamos que el sol crepitase bajo el mar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario